LIBERARON AL FUNCIONARIO DE LA MATANZA QUE LE DISPARÓ A SU VECINO

La UFIJ N°8 avaló la liberación del integrante de la Agrupación Rucci, Ariel Martín Franco.

El sujeto, además, es funcionario de La Matanza, integra la Asociación de Personal Legislativo (APL), y en el barrio hay quienes lo conocen como “el puntero de la Agrupación Rucci”. El fin de semana pasado estuvo 12 horas encarcelado, según testigos, luego de ser denunciado por dispararle a Pablo, un vecino de Gregorio de Laferrere (La Matanza).

A la izquierda, Ariel Martín Franco.

La denuncia fue hecha por la familia de la víctima, quienes atestiguaron el hecho. Además denunciaron al integrante de la Agrupación Rucci por violación a la propiedad privada. Sin embargo, la caratula de la causa solo figura como “Portación/abuso ilegal de arma de guerra”. Pero los testigos del barrio San José Obrero de Laferrere están pidiendo el cambio de caratula, ya que denuncian que Ariel Franco salió de su domicilio disparando al aire.

También denuncian que  irrumpió en el domicilio de Pablo luego de romper un portón de su casa. En otras palabras, el funcionario está denunciado por violación a la propiedad privada. Además, cuentan los damnificados que el acusado fue liberado a las 12 horas. Por eso, los familiares damnificados exigen respuestas a las autoridades, luego de denunciar que el subcomisario y el oficial a cargo de la comisaría local les dijeron que Martín Franco “es un político” y no pueden hacer nada al respecto.

El viernes 14 de Mayo por la noche, Pablo fue al almacén de su barrio, San José Obrero, a comprar un jugo. En el camino se encontró con su prima, que estaba siendo agredida en la vía pública por su novio. En ese momento, según cuentan vecinos que observaron el hecho, él intercedió en la pelea al ver que su prima estaba siendo agredida. Entonces, los testigos agregaron que el agresor comenzó a golpearlo y Pablo se defendió. Minutos más tarde el agresor llamó a su padre, Ariel Martin Franco, que es funcionario público. Fue ahí que Franco se dirigió al domicilio de Pablo, que estaba reunido con su familia en el patio, y “entró a los tiros”, dijo Valeria, vecina de Laferrere. En el lugar se encontraba Pablo, su hijo de 2 años, y sus padres. Pablo, en un intento por defender a su padre, recibió un disparo en la pierna. Para colmo, la bala se alojó en su otra pierrína. Es decir que Pablo quedó tendido en el suelo con las dos piernas heridas por el impacto de bala.

Hasta hoy Pablo sigue en estado crítico, en el Hospital Paroissien, ya que la bala rompió su arteria femoral. Hasta el momento recibió 3 transfusiones de sangre, mientras se espera que pueda movilizar sus piernas. El sábado fue traslado al Hospital Paroissien, donde fue intervenido quirúrgicamente de urgencia.