“TENEMOS UN GOBIERNO QUE NO GARANTIZA NI LA EDUCACIÓN PRESENCIAL NI LA EDUCACIÓN VIRTUAL”

Entrevista a Néstor Pitrola – Dirigente nacional del Partido Obrero en el Frente de Izquierda y de los Trabajadores Unidad, Diputado Nacional (MC), dirigente de la Coordinadora Sindical Clasista.

  • ¿Qué opinión le merece la situación económica de los comerciantes en estos tiempos?

Por supuesto que la situación económica de la gran mayoría de los comerciantes es agobiante. Por una parte, aquellos negocios que no entran en la categoría de “esenciales” se vieron muy perjudicados al tener que bajar las persianas sin un claro panorama de cuándo volverían a abrir, en ese sentido el Gobierno dio una ayuda mínima y no todos la recibieron. El Gobierno volcó los recursos a sostener a los grandes empresarios capitalistas, como los Techint y no para los que lo necesitaban.

Por otro lado, sin dudas la caída del poder adquisitivo entre los asalariados y el aumento de la desocupación ha sido lo más significativo. La inmensa mayoría de las personas se ven obligadas a dejar de comprar otras cosas, que si bien necesitan obviamente optan por comprar alimentos, que dicho sea de paso, ni para alimentarse alcanza. Lo vemos todo el tiempo en los barrios más vulnerables, y se refleja en el aumento de familias enteras que se acercan a los comedores del Polo Obrero.

  • ¿Cómo se encuentra el sistema educativo? ¿Se puede volver a clases presenciales?

El sistema educativo en nuestro país se encuentra muy deteriorado, por varios aspectos pero es importante resaltar que es un deterioro producto de las políticas que se han llevado adelante durante décadas. Con la profundización y sostenimiento de la privatización, todos los gobiernos se han dedicado a vaciar la educación pública; todos los años reducen el presupuesto educativo un poco más. Lo que incluye los salarios de las y los docentes. No hay obras de infraestructura y las escuelas en un 70% no pudieron abrirse porque no estaban en condiciones edilicias, falta de agua, gas, etc., en esas condiciones no se puede volver a las clases presenciales más allá de la cuestión sanitaria.

En ese punto, entendemos que hay que vacunar no solo a todos los docentes sino también a la población en general, porque mientras haya circulación del virus y más personas en las calles sin vacunar es lógico que no se vayan a reducir los contagios. Por eso es que se exige que el Gobierno  garantice los dispositivos y conectividad gratuita a estudiantes y docentes. Esto a un año y medio de pandemia no se solucionó. Es decir, que tenemos un gobierno que no garantiza ni la educación presencial ni la educación virtual.

  • ¿Cómo ve la situación sanitaria? ¿El sistema de salud da abasto?

En este punto la situación sanitaria la veo con mucha preocupación. Se han perdido muchas vidas producto de haber puesto por sobre la salud de la población trabajadora la defensa de los intereses de unos pocos. Por otro lado, desde un principio no se hacen testeos masivos y eso es fundamental para que la persona infectada se pueda aislar y cortar la propagación; la vacunación es lenta, las vacunas llegan a cuenta gotas mientras aquí mismo, en la provincia de Buenos Aires se produce la vacuna de Astrazeneca en el laboratorio mabXience, y se firmó un contrato por la entrega de 22,4 millones de dosis, de las cuales apenas han vuelto un puñado de millones. Por este contrato el Gobierno entregó  54 millones de dólares  por adelantado al Grupo del empresario Hugo Sigman. ¡Es un escándalo! Nuestro planteo de intervenir el laboratorio mabXience para la incautación de estas vacunas para así poder vacunar a la población sigue más vigente que nunca cuando los contagios no bajan de los 20.000 diarios, y ni que hablar de la cantidad de muertes; miles de éstas se podrían haber evitado. 

La pandemia ha puesto de relieve la verdadera situación en la que se encontraba el sistema de salud. Empezando por la falta de suministro e insumos, la precariedad laboral en la que se encuentran las y los trabajadores de la salud y los bajos salarios. En más de un año de pandemia con los antecedentes de Europa el reforzamiento del sistema sanitario en camas de UTI, respiradores y de personal fue claramente insuficiente.

Por eso planteamos desde el principio de la pandemia que hay que centralizar el sistema de salud, para que toda la población reciba atención y no se lucre con la salud de las personas, que es lo que hacen las prepagas y que al igual que con la educación pública los gobiernos de ambos bloques; Frente de Todos y Juntos por el Cambio, que nos vienen gobernando hace décadas, lejos de volcar los recursos a la salud pública, la han vaciado para beneficiar a los privados.