“QUE NO HAYA NINGÚN DESBORDE SOCIAL ES MÉRITO DE LOS INTENDENTES”

Entrevista a Pablo Rendich – Ex Presidente del Honorable Concejo Deliberante de Merlo – actual Asesor del Intendente Gustavo Menéndez.

¿Considera que las políticas actuales generan buenos resultados?

Las “políticas” municipales en tanto medidas de gestión se ven rápidamente. Las obras, la atención al vecino sea en oficinas o por medios digitales son el tan mentado “primer mostrador” del Estado. Por tanto se ve efectivamente su aplicación. La política de obras es inversión en infraestructura porque cada una de ellas apuntalan el desarrollo de su zona. Por ejemplo, sin dudas la Autopista Presidente Perón que continúa el Camino del Buen Aire no sólo será la salida hacia parte de zona sur bonaerense y nos conecta con la ruta 2 sino que es la gran esperanza del crecimiento cercano de Merlo.

La ampliación de la ruta 40 (ex 200) es muy necesaria. El actual Parque de la Unidad Nacional ha generado un enorme impacto, desde lo visual, y recreativo y más: la visita de muchos ciudadanos de Merlo y otros municipios. El nuevo Puente vehicular de Padua al tránsito y la seguridad vial o la modernización del Hospital Eva Perón entre otras cosas inciden rápido y directo en la vida de las personas y en su conjunto son parte de la política de infraestructura del gobierno municipal. Ahora, muchas veces en si misma la política es generadora de acciones indirectas.

Hemos ganado en democracia en Merlo, en respeto por las instituciones, revalorizando los Derechos Humanos y acercado el Estado Municipal a los vecinos de múltiples maneras. En algunos casos la gestión depende de las acciones de los gobiernos nacional y provincial. Y la impronta de aquel te influye. Por ejemplo, las crisis económicas derivadas del gobierno de Cambiemos o las falencias en la educación provincial anterior que fueron deficientes en obras de infraestructura. Si evaluamos ahora la impronta de los  gobiernos nacional y provincial activan programas múltiples que se articulan con los municipios y en algunos casos junto con las Organizaciones Sociales.

¿La relación con la oposición es buena? ¿se trabaja de forma conjunta?

La relación es correcta con casi toda la oposición. No es hoy en Merlo un factor de problemas. En el Honorable Concejo Deliberante se trabajó bien. Ahora es tiempo electoral y la competencia empieza a notarse por los afiches públicos o las publicaciones en redes sociales. Ahora lo que veo es una gran pobreza de propuestas y un gran desconocimiento del manejo del Estado por parte de algunos precandidatos opositores que hablan muy livianamente de problemas complejos que no pudieron ellos resolver en sus gestiones de Macri y Vidal.

La inseguridad, es el caballito de batalla que tienen, sin reconocer que si no atendemos las demandas de salud y vacunación, si no permanecemos alimentando a parte de la población este flagelo no solo no bajará sino que hasta puede empeorarse. No es poca cosa la contención. Cómo dice el dicho “la defensa es un buen ataque”. En este caso haber cuidado a los vecinos durante la pandemia y que no haya ningún desborde social es un mérito de los Intendentes. La oposición habla sólo de los aspectos represivos de la inseguridad, que no viene de la nada. Tiene una raíz de desigualdad, de falta de oportunidades, de chicos que desertan de la escuela, de problemas familiares o adicciones. Entonces tomar como “tonto o ingenuo” al Estado es engañar a la gente. Es un problema que tenemos como sociedad en relación con el mundo actual exacerbado de consumo, de publicidad generadora de expectativas inalcanzables para todos. Ahora vemos que los que pregonan la libertad de mercado del “sálvense quien pueda” son los mismos que quieren matar a un pibe que salió a robar lo que no puede adquirir. Entonces es un equilibrio de muchas medidas.


¿Cuáles son los principales desafíos que debe afrontar su distrito?

Creo que ante la nueva autopista es la administración de las tierras y el proyecto urbano un tema fundamental. Una vez que se urbaniza una zona no hay vuelta atrás. El futuro Merlo debe ser mejor que el que nos dejaron. Sin dudas, hay que prever buen acceso a los barrios, la extensión de electricidad, agua y cloacas, los espacios verdes. Las zonas para inversión: porque a un Estado hay que financiarlo y generar condiciones económicas. En segundo lugar, creo que desarrollar programas que lleguen al centro de la cultura poblacional. Necesitamos ser todos parte de un mundo sustentable que le dejemos a nuestros hijos y nietos. Y no es algo que se “propagandea” sino que se ejecuta desde nuestro lugar. El tratamiento de los residuos, el cuidado del agua, el reciclaje. Cuidar a nuestra flora y fauna. Creo que la gestión de nuestro Intendente Menéndez (Gustavo) está trayendo muy buenas obras y ha facilitado al sector comercial su crecimiento, pre y pos pandemia.

Me gustaría trabajar y aportar, en lo personal, la conciencia de un programa vecinal, dónde todos los ciudadanos, en todas las familias posibles nos comprometamos a tener un plan familiar basado en que los nuestros lleguen a la Universidad. Hoy la opción de trabajar o estudiar de nuestros abuelos no corre más. El estudio es un gran ordenador de la búsqueda laboral. Solo conseguiremos más resultados, con esfuerzo, con estudio y sacrificio. La evolución sabía de lo que dice el General “solo una clase de hombres y mujeres los que trabajan” está aspiración (que todos sabemos que es una máxima) debe ser una proyección basada en el estudio y para mí gusto emergente del estudio universitario. Para eso es clave el proyecto de nuestra Universidad Nacional del Oeste (U.N.O)en plena expansión.
Por mi parte continuaré trabajando como asesor del Intendente Gustavo Menéndez y a las órdenes de lo que dicte la sociedad y mis compañeros. Siempre estoy dispuesto a los grandes desafíos.