“LOS COMERCIANTES DE MORÓN TRANSITAN UN MOMENTO CRÍTICO”

Entrevista a David Balbuena – Pre Candidato a Concejal por Valores Para Mi País en Morón.

  • ¿Qué opinión le merece la situación económica de los comerciantes en estos tiempos?

Los comerciantes están transitando un momento sumamente crítico, muchos de ellos han sido forzados a cerrar sus negocios por las obligaciones que impone el estado municipal. Justamente, al hablar con Jonathan (mantero de la Feria frente a la Univ.), me contó que al cerrar el restaurante donde trabajaba no le quedo otra que salir a la calle a vencer lo que tenía.

Se ha hecho una falta dicotomía entre salud y economía, y es insostenible que a casi un año y medio de la pandemia, los comercios tengan que cerrar parcial o totalmente. Es evidente que nunca hubo un interés genuino o empático por los comerciantes, porque nunca se les bajo los impuestos. Nosotros reclamamos que se haga un recorte en el presupuesto municipal y al unísono, bajar impuestos a los comerciantes.

  • ¿Cómo se encuentra la educación? ¿A favor de clases presenciales o virtuales?

Desde Valores, estamos viendo con mucha preocupación el cierre de las escuelas, y creemos en que la virtualidad es imposible para muchas familias que se encuentran en la pobreza. De hecho, pudimos confirmarlo al dialogar con padres en la Feria que se encuentra frente a la Universidad y se observa a muchos chicos vendiendo en lugar de estar en la escuela, ya que ni siquiera tienen celular.

Con una experiencia de 10 años como educador, estoy convencido de que la educación no solamente debe ser prioritaria en su formato presencial, también es el camino para restaurar a la Argentina de la pobreza. La virtualidad no suplanta las enormes ventajas de lo presencial. Se gana en socialización, en profundizar los contenidos, en cultivar la mente. El daño que se hace a los chicos es irreparable.

  • ¿Cómo ve la situación sanitaria? ¿El sistema de salud da abasto?

Si bien reconocemos que el sistema de salud se fortaleció, en el Barrio San Juan no hay insumos. A esto se suma que los vecinos nos cuentan que no hay hisopados. Vemos con mucha preocupación la situación sanitaria que nos hace tener las peores estadísticas mundiales. Creemos que es el resultado de dos factores:

1) Falta de vacunas, lenta distribución y aplicación. Cuando el estado se hace el único garante y hegemoniza la distribución y aplicación, el proceso se ha hecho más lento de lo habitual. Nos referimos a la “vacuna militante” que entorpece todo el proceso. Las farmacias y privados deberían ser parte en este proceso como fue antes de la pandemia.

2) Inmoralidad en la vacunación. Es de público conocimiento como se privilegia la vacunación de militantes y amigos del poder. Una vacuna robada, es un adulto o persona con enfermedad preexistente que no la recibe a tiempo y al enfermarse tiene mayor riesgo de morir. Tristemente, no son pocos los casos.