EL KIRCHNERISMO NO DA PARA MÁS

Nota de opinión de David Balbuena, comunicador social y dirigente político.

Cuando Alberto Fernández y Cristina Fernández culminen su mandato el 10 de diciembre del 2023, se van a cumplir 16 de los últimos 20 años que el Kirchnerismo gobierna el país. Quienes nos gobiernan no han logrado resolver los problemas básicos de la ciudadanía como la inseguridad, el narcotráfico, inflación, generación de empleo genuino, índices educativos y servicios de salud. De hecho, los han agravado.

En estos precisos momentos, el país atraviesa por una de las crisis más galopantes desde el retorno a la democracia, con niveles de pobreza del 37%, con una inflación que se precipita al 100% anual e ingresos que corren por debajo del aumento de precios. De acuerdo al INDEC, para superar el umbral de pobreza, en julio una familia necesitó $110.297,57 mensuales.

Mientras tanto, el gobierno en lugar de ajustar sobre la política, ha tomado la decisión de recortar $10.000 millones en asistencia a personas con discapacidad y con tratamientos crónicos, $50.000 millones en Educación sobre los Programas Conectar Igualdad, fortalecimiento edilicio de jardines de infantes, e inversión en infraestructura y equipamiento, y $10.000 millones en Salud, en el Programa de Prevención y Control de Enfermedades Transmisibles.

En tanto, la única agenda del gobierno en los últimos días ha sido la situación procesal de la vicepresidenta y el reclamo sobre la justicia, luego de que el fiscal Lucioni pidiera 12 años de prisión por los negocios de corrupción en la obra pública al definirla como “jefa de una asociación ilícita”.

En casi tres años de gobierno, la mayoría de los 21 Ministros del Gabinete renunciaron o cambiaron de cargo, lo cual indica el fracaso político para resolver las cuestiones estructurales del país. Según Giacobbe Consultores, la imagen positiva del Alberto es tan solo 8% y la negativa del 70%. En tanto, la positiva de Cristina es de un 30% y la negativa es de 70%.

Insisto, tenemos un modelo de gobierno fallido, agotado, fracasado. Con figuras políticas más preocupadas en resolver sus causas judiciales y permanecer en el poder, que ocupadas en resolver los asuntos básicos de la ciudadanía. Con jubilados que cobran miseria frente a las dos pensiones de privilegio de Cristina Kirchner de 4 millones mensuales (que equivalen a 110 jubilaciones mínimas).

Y lo que hace más oscuro el panorama es la incapacidad e inoperancia de los dirigentes que están al frente de las políticas públicas. Sin embargo, el Kirchnerismo no da para más y su fecha de vencimiento es el 10 de diciembre del 2023.