DIME CÓMO GASTAS Y TE DIRÉ PARA QUIÉN GOBIERNAS

David Balbuena – Periodista, Político.

Días atrás en la Cámara Baja, entró la Ley de Presupuesto Nacional que estipula gastos y asigna recursos al programa de gobierno del 2022. Si bien llegó a Diputados fuera de los plazos previstos, en ella no vemos grandes cambios a la planificación del gasto público del año pasado, como tampoco vemos grandes mejoras socioeconómicas en el país.

Al unísono, entre sus primeras medidas, el nuevo Ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación Argentina, Daniel Filmus, anunció que se “invertirán 50 millones de pesos para financiar proyectos de investigación sobre género y diversidad” como iniciativa conjunta de su cartera, el Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad y la agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación.

Con la creación del Ministerio de Mujeres a cargo de Elizabeth Gómez Alcorta, el Presupuesto del 2022 sobre las políticas con perspectiva de género y diversidad representan un total de $2.058.923 millones; 3,4% del producto estimado para el próximo año, esto implica que tiene un aumento del 62% nominal en comparación con el presupuesto de 2021.

Es curioso e imposible de ignorar que en medio de una crisis económica nacional, se despilfarre una fortuna en una agenda que responde a una ideología demarcada que es transversal a todos los ministerios y que a su vez, es patentada con fines políticos por intermediarios internacionales como la agenda 2030.

La Argentina está atravesando una crisis inusitada. Con una inflación precipitada e imparable, con un 40,6% de pobreza que afecta a 18,8 millones de personas, según un informe del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) sobre datos del primer semestre del 2021.

Por no poder cubrir los costos de la canasta básica total, casi 19 millones de personas son pobres, y alrededor de 5 millones de ellos están en la indigencia, es decir, un 10,7%. Ante ello, los datos más preocupantes son los niños, pues la pobreza fue de 54,3% entre menores de 15 años y de 48,5% en personas de 15 a 29.

Las personas no acceden a los ingresos suficientes para adquirir los bienes y servicios esenciales. Con tasas de desempleo elevadas y con pésimos índices económicos para exhibir, muchos han perdido la esperanza en un gobierno peronismo que se adjudica el monopolio de la representación de los más vulnerables.

Si hablamos de pymes, no tenemos una buena historia para contar, ya que más de 20 mil empresas cerraron sus puertas en 2020 en la Argentina y se perdieron unos 100 mil puestos de trabajo formales, según surge de un análisis de los datos de la AFIP realizado por la consultora Ecolatina, y titulado “PyMEdemia”.

En lo que respecta a la informalidad laboral, los números también son alarmantes. Cuando por DNU el presidente ordenó un encierro estricto en el país, los empleados registrados pasaron al formato de teletrabajo con subsidios del Estado al salario, sin embargo, el empleo informal creció exponencialmente. Entre ellos, se registraron 3 millones de personas que entraron en la línea de pobreza y que no lograron introducirse al mercado formal de trabajo.

Tenemos una casta de funcionarios que entre la salud y la economía, supuestamente privilegió la salud, pero con un saldo de 115 mil muertos. Previo a las PASO, la mayor estrategia se basó en la campaña de vacunación, pero luego de la derrota electoral, se iniciaron otro tipo de artilugios para captar votos sin un plan de gobierno, pues se observa una improvisación diaria.

De allí el cambio abrupto del gabinete y de las normativas de gestión que obedecen a la maniobra electoralista. Luego de una fuerte interna entre el albertismo y cristinismo, se movieron las piezas del tablero sin un norte claro. El centro de acción sigue siendo una ideología socialista.

Aparecieron caras viejas para ocupar lugares claves, entre otros, Juan Manzur como Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández como Ministro de Seguridad, Julián Domínguez en Ganadería, Agricultura y Pesca, Santiago Cafiero fue removido a Relaciones Exteriores y Culto, Jaime Perzyck en Educación. En fin, es la paradoja de cambiar para que nada cambie, pues se aplican las viejas recetas fallidas.

Con una presión impositiva excesivamente alta, se desalienta la inversión y la innovación, la creación de puestos de trabajo y el desarrollo individual y colectivo. Mientras tanto, se observa falta de empatía por la inflación provocada por la emisión monetaria, por los lujos presidenciales de la primera dama y por el vacunatorio vip o el olivos gate.

En la calle hay mucho enojo y de allí la victoria electoral de Juntos, reciclando el voto castigo. Parecería que el gobierno no logra hacer una lectura adecuada de las problemáticas humanas. Algunos intendentes, en estos días han hecho abuso del clientelismo político regalando bicicletas en Avellaneda, Heladeras en Gral. Rodríguez, o bolsones de comida en José C. Paz, a los fines de recabar los votos perdidos de los más necesitados. Mientras tanto, Axel Kicillof decidió “regalar” viajes de egresados para 220 mil estudiantes.

Siempre se dijo, “Dime con quién andas, y te diré quién eres”, pero hoy podemos reflexionar: “Dime cómo gastas y te diré para quién gobiernas o cómo gobiernas”. Vemos un gobierno que no encuentra el rumbo, que comete torpezas exacerbadas, que yerra constantemente. Que gobierna para la tribuna, vive del relato, no sabe escuchar, usa a los pobres y abusa del clientelismo.