CUANDO LA POLÍTICA SE CONVIERTE EN UN CAPRICHO IDEOLÓGICO

Una perspectiva crítica sobre la gestión de Lucas Ghi.

Por: David Ezequiel Balbuena, Precandidato a Concejal en Morón por el Frente + Valores

Sin lugar a dudas, han sido casi dos años complejos y nadie anticipó que se debería gestionar en un marco pandémico, sin embargo, ningún evento extraordinario puede justificar las acciones apáticas de un gobierno municipal que obedece a un proyecto “nacional y popular” de corte neo marxista, que es reproductor de pobreza.

Pero, ¿Qué es una ideología? Es un conjunto de ideas de carácter cerrado, que pretende ser la norma universal de comportamiento. Se basa en la búsqueda de alcanzar un paraíso terrenal en tanto y en cuanto todos los individuos acepten de manera silente las normas establecidas del poder de turno.

En Morón, como en el resto de la provincia, hubo un enamoramiento de la cuarentena y decenas de personas se quedaron sin trabajo formal. Al caminar por las calles, se puede observar locales cerrados, y muchos de esos comerciantes se encuentran vendiendo lo que pueden (aún sus pertenencias) en la Feria ubicada en la Plaza De La Cultura en las inmediaciones de la Universidad de Morón.

Por meses, restringieron la libertad de circulación tal como lo referencia la Constitución Nacional en su artículo 14, dejaron a miles de niños sin educación, a los comerciantes los obligaron a cerrar sus locales sin ningún tipo de rebaja de impuestos, e iglesias y parroquias también fueron obligadas a cerrar sus servicios, ignorando la salud espiritual de las personas.

Mientras tanto, puertas adentro del distrito, nadie se rebajó los sueldos, todo lo contrario. La solidaridad siempre es con el dinero del contribuyente y no con el propio. Se nos proclama la necesidad de un “estado presente”, es decir, de un estado que interviene, o más bien, interfiere activamente en los asuntos económicos y sociales, e instancias de la vida. Pero lo cierto es que tenemos un estado cada vez más obeso e ineficiente.

Asimismo, se gestaron políticas públicas para una minoría. Una y otra vez, se implementan políticas que obedecen a la ideología de género muy anclado en el Ministerio Nacional que conduce la ultrafeminista Elizabeth Gomez Alcorta, junto a charlas con fuerte sesgo ideológico de Mónica Macha. Se ofrecen subsidios y puestos de trabajo exclusivamente para la comunidad LGBT.

Los ciudadanos, expresan una y otra vez que no se sienten escuchados. La mayor problemática e indignación es la inseguridad. Si bien, la intendencia muestra una estética respecto a que hay seguridad, ya que suele subir alguna foto de la nueva concesión de patrulleros, no obstante, la preocupación de los moronenses se acrecienta.

Esta es la cualidad de un gobierno que privilegia la foto en lugar de escuchar, que sostiene un discurso ideológico en lugar de representar a todos, que no brinda respuestas concretas a las necesidades reales de los ciudadanos.

Considero que, sin sombra de duda, precisamos una renovación política con referentes que exhiban valores en lugar de caprichos ideológicos, que sepan distinguir entre lo privado y lo público, que fomente el desarrollo individual en lugar del clientelismo político, que deje de asfixiar con impuestos al que quiere emprender.