EL FUTURO DE LA SELECCIÓN

 Por: Emanuel Aranarte

Luego de 28 años Argentina logra consagrarse con un título que le era esquivo desde los años 90. Si bien es cierto que al comenzar este certamen la selección y el mismo Scaloni fueron duramente criticados por la gente, el seleccionado argentino encontró el camino que los llevó de cara a la final y luego al título continental. Sin embargo, aún hay muchas cosas que trabajar y puntos en donde existe una gran debilidad, a continuación, repasaremos algunos de ellos:

Notoriamente el talón de Aquiles de la albiceleste continúa siendo la defensa. Desafortunadamente al tener tantas lesiones y poco tiempo de trabajo, la zaga defensiva no tuvo tiempo de consolidarse. Un Otamendi que sale casi siempre a destiempo y el segundo central Pezzella que no termina de brindar garantías a nivel defensivo, ha generado que muchas veces Argentina la pase mal.

Lo más positivo que se destaca como novedad fue la incorporación de Cristian Romero, defensor del Atalanta quien se mostró seguro como marcador central interviniendo casi siempre de manera satisfactoria en cada jugada y cruce con los delanteros rivales.

Los laterales junto con los mediocampistas continúan siendo el sector más regular de la formación argentina. Las lesiones y los bajos rendimientos han determinado que se produzcan muchas variantes pero a pesar de ello, logró consolidarse de manera óptima saliendo casi siempre de memoria.

Próximo desafío, mundial Qatar.  Allí no habrá rivales tan endebles y tendrá que reforzar los puntos antes mencionados para no sufrir un nuevo papelón. Hay material de sobra para conquistar el título mundial sólo hace falta ajustar algunos tornillos.